Cubiertas

Las cubiertas de piscinas ofrecen seguridad para los más pequeños. Además confort para toda la familia alargando la temporada de baño.

Las cubiertas de piscinas más básicas consisten en un toldo de invierno.  Que sirve además de para proteger el agua para que al inicio de la campaña de baño la limpieza sea sencilla.

Para empezar lo más sencillo es una cubierta de piscina de verano. Consiste en un plástico flotante con burbujas de aire que tienen “efecto lupa”. Primero calienta el agua con el sol y por la noche la aísla del frío evitando su enfriamiento.

 

CUBIERTAS FIJAS.

Las cubiertas de piscinas fijas son en realidad unas verdaderas estructuras de aluminio y policarbonato que hacen de su piscina una completa estancia. Las hay telescópicas que se pueden abrir y las hay fijas.

 

CUBIERTAS DE LAMAS

Son unas verdaderas cubiertas de piscinas y que además no interfieren en su estética. Aunque cubren y aíslan totalmente la superficie del agua de la piscina tienen la característica de que no sobresalen nada. Por ello son la mejor solución para quien no quiere condicionar la visión de su piscina.

 

CIERRES DE SEGURIDAD

Por otro lado seguro que le importa y mucho la seguridad de su familia, sobre todo si hay niños pequeños. Para evitar accesos no deseados a su piscina la mejor solución pasa por colocar un cierre homologado. Así podrá dormir tranquilo y con seguridad evitando posibles accidentes.